"Todo se reduce a la esperanza" Daisaku Ikeda

domingo, septiembre 05, 2010

“Es allí donde voy”




Los objetos que he dejado olvidados en las habitaciones de este viaje aparecen ahora en sueños y, junto a ellos, esa caricia del tiempo pasado, sanadora, que te deja ir en paz hacia otro lugar.

“Es allí donde voy” es un texto de Clarice Lispector que releo en esta noche de septiembre que no termina.

“Mis ojos son verdes tan oscuros que en las fotografías salen negros. Mi secreto es tener los ojos verdes y que nadie lo sepa”.

6 comentarios:

  1. Esta entrada entronca, para mi, con la anterior. Que bueno sentir el proceso del cambio, del deseo de transformación y de mejora. Esa llave dispuesta a cerrar estancias anteriores, aunque nos las llevemos puestas en la memoria. Escritura dispuesta a mirar y comprender nuevos horizontes.
    Pausadamente, respirando el paisaje, viviendo conscientemente, siendo. Cuando el escritor, la escritora, son capaces de caminar a través de la escritura en simbiosis con la existencia deseada, se abre a un proceso mágico: el de la fusión entre como andamos y como somos. Veo mucha luz en tus deseos. Sin duda, este regreso empieza a ser encuentro. Muy bien escrito, María. Y muy bien sentido y pensado.

    Port

    ResponderEliminar
  2. Libre de cargas. Di que si, Maria.

    Los objetos son lastres. La memoria es ligera si cada cosa queda en su sitio, si no nos empeñamos en hacer colección de coches miniatura o botellas vacías de cerveza.

    Otra vez el Tiempo, como una constante en la vuelta al cole de nuestros amigos.

    Me encanta el tema. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Todo listo para el III Encuentro de Poesia en Red. Entra en el blog para ver última información.

    http://iiiencuentropoesiaenred.blogspot.com/



    Abrazos



    Jesús Arroyo

    ResponderEliminar
  4. Que forma tan delicada de soltar lastre, aunque sea desde la sensación de noche interminable.
    Al romper el alba se desvanecerá del todo lo añejo.
    Besitos y hasta el sabado.
    Elena

    ResponderEliminar
  5. ¿Será que a lo mejor el reloj de Sol, la estación de Atocha son objetos tuyos y los acaricias según pasan las estaciones y como nadie lo sabe, nadie te los guarda aunque pase el tiempo y tú con él?

    ResponderEliminar