"Todo se reduce a la esperanza" Daisaku Ikeda

viernes, agosto 07, 2015

La hija en La Galla Ciencia, por Alberto Chessa

http://www.lagallaciencia.com/search/label/MAR%C3%8DA%20GARC%C3%8DA%20ZAMBRANO

LA HIJA, de MARÍA GARCÍA ZAMBRANO (por ALBERTO CHESSA).


TRANSFORMAR EL VENENO EN UNA MEDICINA






La hija                    
María García Zambrano
                                   
El sastre de Apollinaire, 2015









Mejor en cursiva: transformar el veneno en una medicina. Así es como lo leemos (como un verso más) en el último libro de María García Zambrano (Elda, 1973). Y también así, con idéntico imperativo camuflado de forma no personal, lo encontramos en el Tratado sobre la gran perfección de la sabiduría, del filósofo mahayana Nagarjuna. No es posible llegar al tuétano de La hija si no asumimos, de principio a fin, que sus páginas vienen a ser una suerte de palimpsesto de aquel principio rector del budismo. En este sentido, la poeta hace todo lo posible para que nadie se llame a engaño: junto a la cita de Hélène Cixous, estandarte de un cierto feminismo (¿por qué no femineidad?) militante, desde el mismo umbral nos recibe también un epígrafe atribuido al monje japonés del siglo XIII Nichiren Daishonin: «Sufra lo que tenga que sufrir; goce lo que tenga que gozar. Considere el sufrimiento y la alegría como hechos de la vida y continúe».


La hija es, pues, un libro que anuncia una honrada aceptación del dolor. Como capítulos de una novela decimonónica, la abrumadora mayoría de las 44 composiciones lucen por título un vocablo precedido de su correspondiente artículo: «El deseo», «La paradoja», «El porvenir»... Y es que algo de novela hay en esta crónica en verso de un nuevo ser que parece revolverse contra sí mismo («con un hilo que te ata a la vida») y obliga a que su progenitora se amoneste con lo más obvio: «la vida que le diste / para amarla / ¿RECUERDAS? / sin condiciones». García Zambrano ha decidido nombrar su obra como La hija, pero bien podría haber optado por la otra pieza del tablero donde solo hay dos piezas: la hija seguiría estando en cada sílaba. «Todas las madres que soy debíamos hablar», leemos. Y es que una madre no solo es una mujer habitada durante la preñez, sino que siempre ha de hacer sitio a todas las mujeres que lidian entre sí para encontrar la horma de la procreación. La Ofelia shakespeariana lo dice mejor: «Sabemos lo que somos ahora, pero no lo que podemos ser».

El lector de este volumen se previene ya desde el primer verso («Soy la dulce letanía de los niños muertos en este hospital») de que acabará pidiendo árnica. Estamos ante una poesía de los límites, el primero de todos -y también el más acuciante- el del propio lenguaje, que aquí tantas veces se confunde con el balbuceo, la síncopa conceptual, el entredicho. El signo es arbitrario, lo sabemos; el dolor, no: «los verbos abandonan su orgánica firmeza / tan sólo signos marcando el límite / este dolor». En otro lugar, confiesa la poeta: «Juego a palabras / (hendidura amargura negrura)». Pero es lícito preguntarse, preguntarnos: ¿quién juega -¿y a qué?- con quién? Desde el mismo instante en que García Zambrano afirma andar buscando «un lenguaje que se encarne», sabemos que esa búsqueda forma parte del juego anterior, es decir: que aquí gato puede significar ratón, y ratón ser la palabra más virgen que hayan pronunciado labios algunos. El discurso entendido como ilación lógica se desmembra en partículas re-semantizadas, como una colisión de átomos que, a la postre, transmite mejor el todo del que parte, el interior hecho apariencia, carne, verbo. Tal vez por eso en ningún sitio pegamos tanto la nariz a los cristales (nos asomamos al exterior) como en un hospital, da lo mismo que el paisaje sea de lo más vulgar: «una ventana que da a los aparcamientos».

¿Poesía de estirpe simbolista? Sí, claro. Pero aquí no se trata de traducir a lenguaje cifrado -ni a una algo gastada imaginería jeroglífica- las constantes vitales de un alumbramiento que tiene mucho de iluminación (eso que, hace 2.500 años, Buda Gautama delineó como «un estado de ver perfectamente la naturaleza de las cosas»), sino de escarbar cuánto de milagroso hay en ese pulso con la vida. ¿Puede haber algo más simbólicoque nacer «dos veces», como apunta la poeta al final de los «Agradecimientos»? No se trata, por tanto, de olisquear correspondencias en clave alegórica para todos esos elementos (rosa, mar, tierra, surco, árbol) que, desde su condición salvaje, contrapuntean el ciclo existencial que retrata La hija. La naturaleza actúa como alfabeto del dolor subjetivo y, a la vez, como su mejor consuelo (de manera extraordinaria, el mar funge como un esforzado taumaturgo). Por la heredad de estas páginas merodea también una poblada faunia: la loba, los cuervos, los caballos, los corderos, el pez más volador y, por supuesto, «La niña pájaro», que ya desde su mismo enunciado parece estar postulando para sí el renacimiento (mejor quereencarnación) que anhelan los budistas. No en vano, esta especie de prosopopeya actualizada nos remite a los apotegmas medievales que, a su vez, abrevaron en la tradición oriental de las fábulas morales y ejemplarizantes: lo que nuestro rey sabio convirtió en el Calila e Dimnano es otra cosa que la exégesis libre del Panchatantra atribuido al indio Vishnú Sharma. Solo algún desavisado puede creer de verdad que Occidente ha vivido siempre tan impermeable a otros acervos, como quisieran ciertos guardianes de endógamas esencias.

No es el caso, desde luego, de María García Zambrano, quien, en uno de los poemas capitales de este libro, «La alegría», sincretiza unas palabras evangélicas («es tiempo para cosechar») con ecos a la cultura popular (una película de Atom Egoyan) y, cómo no, con la disposición budista ante, como diría un hidalgo, la estambre de la vida: «Gracias / enigma páramo estremecimiento / hilo que sostiene el hálito / su voz la melodía». No, La hija no solo erige una turbadora aceptación del dolor. Estamos ante un libro (y a muchos nos parece mentira) de celebración («destino caricia celebración»); un libro jubiloso, pleno de gracia y agradecimiento y gratitud. El lector -doy fe- sale de él festejado con una insospechada y sincera reconciliación con la vida.


                                                                                                                       AlbertoChessa
                                                                                                                      Madrid, junio de 2015.

La hija en la revista Tarántula, por Rubén Romero y Andrea Aguirre

http://revistatarantula.com/bi-siones-1-la-hija-de-maria-garcia-zambrano/

Por Andrea Aguirre Rubén Romero Sánchez
El objetivo de estas bi-siones poéticas es ofrecer dos puntos de vista complementarios a partir de la lectura de un poemario que nos haya resultado especialmente digno de elogio.
LA-HIJA
La hija, de María García Zambrano
La hija, de María García Zambrano
El sastre de Apollinaire, 2015
77 páginas
Visión de Rubén Romero Sánchez
Dibuja este libro el mapa de una batalla. La carne y el dolor, su consecuencia, se contraponen a la lucha y la fortaleza que engendra la fe. La magia y lo místico, el conjuro (“que se aleje la parca de su cuerpo / limpísimo”) vencen cuando se vuelven telúricos, convertidos en humanos (“Matar al escorpión / (…) / enterrarlo es símbolo de victoria”) a través del lenguaje, que la poeta vitaliza luchando por la curación de LA HIJA (“Busco un lenguaje que se encarne / libere a este dolor de su jaula”).
Volver a la vida y, con ello, otorgar la salvación (“Y sueño que despiertas y me miras / y me ardes y nos curas”), porque el dolor se derrota y la madre regresa a casa con LA HIJA, y el mundo sigue siendo “un mundo que enloquece”. Pero en ella, nos cuenta la poeta, está la redención. “Todo impuro. / No su cuerpo y tu esperanza”.
Libro bellísimo y emotivo.
Visión de Andrea Aguirre
Leer La hija es experimentar el deseoel dolor, los daños colaterales y el amor de la maternidad a través del lenguaje puro, honesto, de María García Zambrano, es adentrase con ella en “la oscura consecuencia de ser hambre” es crear lo que fue anhelo y ahora es existencia “Para coser la muerte, su esqueleto / y quebrar la broma del destino”.
En estos poemas la mujer carga con la herencia grave de sus antecesoras (“Sale de la casa la mujer y viste / a todas las mujeres que la precedieron”) y recupera su protagonismo a través de la celebración lírica del lazo materno filial que trae la esperanza y la plenitud consigo, materializándose en el “amor sin condiciones”.
El recorrido no está exento de miedo (“¿quién desinfecta el miedo / abre esta piel, deletrea tu nombre?”) y de tristeza (“y toda esta tristeza que se vierte / en este chorro / blanco”) como partes esenciales de la vida, por la que el yo poético siente una fe profunda, y reflexiona sobre un proceso lleno de obstáculos (“Difícil / pero amas su luz / lo transparente”) que finalmente se concreta en una meta dichosa: “regreso por el corredor blanco con la hija intacta“. La hija se salva, La hija nos salva de la impureza.
LA EXISTENCIA
Hay una hija para este corazón:
ingrata lentitud de manos y costuras
para aquel daño, antiguo, con su herrumbre
mística aurora del otoño.
Hay una hija.

Para el ojo de la noche en la noche.
La fe que espanta tanto frío.
Un pecho abierto ¿sin vacilaciones?
Hay una hija.

Para la madre que fue madre
estirpe que sostiene el miedo
venas que recorre la esperanza.
Hay una hija.

Para coser la muerte, su esqueleto,
y quebrar la broma del destino.

martes, junio 30, 2015

Filla pródiga, de Ana Cibeira


La poeta Ana Cibeira habla de La hija en su blog. Moitas grazas.

http://anacibeira.blogspot.com.es/2015/06/a-galina-e-o-ovo.html

Filla pródiga



(...)
And national bestsellers about how to 
get pregnant

Ana Carrete 



(...)
Soy el asombro el miedo          el ahínco
el paso firme por baldosas que se mueven.
(Mis labios pueden amar la espina
besar los bordes afilados de la rosa).

Soy la madre asistida por la madre
y firmamos el armisticio con los bisturíes.
(Mi cuerpo se bate contra la patología).

Soy la escriba que registra el latido
de una vida encarnada en la magia.
(Las manos no se ahogan en un mar que anega
camillas y goteros).

Soy recipiente de un líquido inflamable.
La tierra el surco el árbol
la luz alógena de este amanecer.

(Hundo mis pies en lo real y te libero, hija mía,
de los falsos sabios).

María García Zambrano 

Pero eu, filla das miñas fillas, hei desmantelar a golpe de deslumbramentos esta aciaga militancia dunha yolanda emigrante de min. Eu, a soberana estéril, a por desgracia egoísta.

Yolanda Castaño 


Desesperadas como desesperadas á miña idade.
Natalia Manzano regresa do meu pasado e di que fagamos o que fagamos estamos vendidas nas verbas dos outros. 
Hai tantos modelos de familia como persoas, sempre di Alci.
Cando leo nai de dezasete anos penso en b. sempre penso en b. que naceu aos dezaseis anos da dúa nai. b. di que en realidade ela é a cabeza de familia, e que se criaron xuntas: nai adolescente e filla.
Ás veces Ana Carrete lémbrame a Lupe Gómez. Pero non sei se son as súas voces as que se asemellan, ou son eu que as leo como mai e filla que non se coñecen. Gústame esta idea da literatura como gran barriga chea de nais e de fillas. Isto é unha xenealoxía. 
Veño dunha conferencia onde a neta Ángela Ena Bordonada recupera á avoa (da nova muller do século XX) Ángeles Vicente. Abro o instagram e aparece un detalle dunha foto da nosa árbore xenealóxica... Pecho a maleta para mañá, que volto á casa, e atopo un libro a carón dela. Un libro aínda empaquetado: La hija de María García Zambrano. Sorrio. Leo a adicatoria que fala de dor. Leo algún poemas con ansia. Unha filla enferma. Unha neonata branca. Dor pura e inmensa esperanza. 

Todo, incluso eu, cambia e regresa.